11 November 2007

Panamaá

Llegué aquí el jueves en la noche y traté de obtener información acerca del embarque de la camioneta al día siguiente, pero realmente no avancé mucho que digamos. El sábado fue día de fiesta nacional, celebraron la independencia de Panamá (una de tres) y hoy es domingo. Así que espero volver a iniciar todo el proceso mañana en la mañana. Al menos ya me han recomendado a alguien para realizar el embarque.

Mientras, he estado aprendiendo maravillas de Panamá a través de nuevos amigos. Es un país increíble y es fácil quedar totalmente cautivado, como les ha sucedido a muchos otros viajeros antes de mí.

Karl y Rosabela me ayudaron a encontrar hospedaje en Gamboa, cerca del Lago Gatun, con su amigo Guido Berguido, que opera la compañía Advantage Tours aquí en Panamá. Estoy hospedado en uno de los edificios de la zona antigua del Canal y es un lugar que hay que visitar para creerlo. En la mañana hay una enorme cantidad de especies de aves tropicales en los comederos, así como agutis e incluso coatis andando por los caminos. Este es el paraíso para observadores de aves y naturalistas.

Hoy en la mañana, Karl y Rosabel me llevaron a Cerro Ancon, la famosa estación de conteo de rapaces aquí en Panamá. He escuchado acerca de este lugar por décadas pero no sabía yo que estaba sobre una ciudad de un millón de gente. Los contadores generalmente registran mas de un millón de rapaces que pasan por aquí, zopilotes aura (Cathartes aura), aguilillas de alas anchas (Buteo platypterus) y aguilillas de Swainson (Buteo swansoni) entre otras especies. Sin embargo esté año no han contado demasiados, solamente han registrado un poco mas de 300,000 rapaces.

Tuve la oportunidad de pasar algo de tiempo con los contadores, bajo el liderazgo de la encantadora Laura Reyes y compañeros: Dimas Alfonso, Ramiro Duque y Euclides Campos. Euclides participó en un programa de internado en Hawk Mountain Sanctuary en otoño, hace dos años.

Aunque había pocas aves volando, Laura y Euclides me dieron un fantástico tour por el Cerro. Desde la punta, se puede observar fácilmente a las Islas Perlas en el Golfo.

Habiendo revisado los datos de satélite anteriormente, me pregunté como parece que los peregrinos cruzan este vasto cuerpo de agua tan fácilmente. Pero desde la punta del cerro me pareció evidente como gracias a la altura pueden ver las islas fácilmente desde tierra adentro, y viceversa.

Terminé el fin de semana con una encantadora cena ofrecida para los observadores de rapaces por Laura y su esposo.

El Falcon Research Group (FRG) debe organizar un tour a este sitio. Es definitivamente un país que se tiene que ver.