15 November 2007

Noticias frescas desde Panamá

El embarcar un automóvil de Panamá hacia Ecuador es generalmente descrito como una de las experiencias mas frustrantes que uno puede tener en Latinoamérica (revisen reportes en el Internet). En general, se dice que es casi imposible recibir respuesta de los exportadores antes de tu llegada, difícil de arreglar cuando estas ahí, requiere de múltiples permisos, timbres y formularios en triplicado de diferentes sitios y si uno no habla Español, todo esto es mucho más complicado de lo que se imagina. Todo es verdad.

Afortunadamente para el proyecto, Karl y Rosabela me presentaron a maravillosos nuevos amigos en Panamá que resultaron ser “salvavidas”. Guido Berguido, de Advantage Tours aquí en la Ciudad de Panamá, pasó gran parte del día ayudándome. Realmente dudo haber podido hacer yo todo esto sin ayuda.

Esperamos que la camioneta sea embarcada el domingo si todo va bien. Posiblemente a Ecuador (que tiene todavía una reputación peor), o mucho mejor hasta Lima, Perú, lo que nos ahorraría tiempo y gasolina en estos momentos.

No estoy seguro porque no tienen una especie de ferry recorriendo este trayecto.
No estoy seguro de que es lo que debo esperar en el norte de Chile después del terremoto de hoy, pero ya veremos.

En el lado positivo de las cosas, el día de hoy mientras manejaba yo de la ciudad hacia Gamboa, vi que algo se movía a un lado de la carretera. Se movía tan lentamente que creí que era un animal lastimado, así que me pare para ver que es lo que había aquí en este ambiente tropical.
Bueno, resulta que era un perezoso (Bradypus tridactylus) que había decidido correr al otro lado de la carretera, supongo en busca de selvas mas verdes. Bueno, la verdad es que los perezosos no se mueven muy rápido que digamos. De hecho, a la velocidad a la que iba, la "carrera" le hubiera llevado cuando menos 20 a 30 minutos.

Así que, ya que su ruta seguramente habría resultado en un golpe de automovil y un “frisbee” de perezoso, decidí ayudarlo. Pero nunca en mi vida había yo levantado un perezoso, y francamente, tienen unas garras realmente grandes e intimidantes, tres en cada pata y de varios centímetros de largo. Ya que he atrapado numerosas rapaces con garras puntiagudas, no estaba yo tan preocupado, pero las garras del perezoso son bastante afiladas.

Afortunadamente, tengo en la camioneta un teléfono satelital, así que le hablé a Guido para consultarlo acerca de como alzar un perezoso. Esta es probablemente la ocasión mas extraña para la que he utilizado el teléfono hasta el momento. Guido me recomendó tomarlo de atrás del cuello pero fijándome mucho en las garras. Muy bien. Así lo hice. Su pelo es notablemente alambrudo, como el de un perro terrier.

Bueno, los perezosos pueden hacer sus patas para atrás, pero no tanto, así que si lo pude levantar y poner al otro lado de la carretera de manera segura para los dos. Lo liberé, bueno realmente lo aventé, en un parche de vegetación tupida esperando tenga éxito sobreviviendo en ese lugar.

Fue una emoción verdaderamente agradable e inesperada.