22 October 2007

Linda entra finalmente a los Estados Unidos

Mark Prostor en la costa este del Lago Ontario

Linda abandonó Ontario el día de ayer y voló a través del Río St. Lawrence donde se perchó sobre la tierra en el Chippewa Point, Nueva York. ¡Finalmente cruzó la frontera después de 31 días de migración!



Área donde Linda se perchó en Chippewa Point, NY en la distancia

En contraste, solamente le llevó 63 días para completar su migración de primavera, pero hoy todavía le faltan miles de kilómetros por recorrer si regresa a Chile como lo esperamos.

Hoy, muy temprano en la mañana, Mark y yo manejamos desde Watertown, NY hacia el Rió St. Lawrence, a ver si la podíamos ver.

Descubrimos un área boscosa preciosa en la ribera. Estaba llena de aves, incluyendo tordos sargento (Agelaius phoeniceus) realizando llamadas de cortejo (falsa primavera), mirlos primavera (Turdus migratorius), ampelis chinitos (Bombycilla cedrorum), cuervos americanos (Corvus brachyrhynchos), palomas domésticas (Columba livia), estorninos pintos (Sturnus vulgaris), patos de collar (Anas platyrhynchos), gansos canadiense (Branta canadensis), charas azules (Cyanocitta cristata) y gaviotas. Había por tanto una gran abundancia de presas.

Como ejemplo de lo rica que es el área en fauna Silvestre, también vimos un visón (Mustela vison), un gavilán azor (Accipiter gentilis) y un venado de cuatro astas en la primera hora que estuvimos ahí.

Parece ser que Linda durmió cerca de la costa en un bosque mixto de álamos, abedules, maples y pinos. Hay muchas casas de verano en el área pero están bien escondidas entre los árboles.

Mark observando el árae de percha en Chippewa Point, NY

Siempre he sabido que a los peregrinos les gusta migrar por la costa por largos periodos y siempre he estado de acuerdo con el concepto de “líneas de guía” pero en este caso, también podemos ver la ventaja natural, como siempre, de poder cazar sobre el agua.

Vimos un número sorprendente de aves pequeñas volando a cientos de metros sobre el río, todas ellas presa potencial, vulnerables ante un halcón experimentado como Linda.

Todavía estamos preocupados acerca de las señales intermitententes de su transmisor. No estamos obteniendo tantas señales de GPS como quisiéramos ya que el voltaje de la batería del transmisor continua siendo muy bajo (menor a 3.7 voltios). Esperamos que los dos días despejados y con mucho sol que ha habido recarguen las baterías y el transmisor nos envíe señales más exactas.

Puede que haya pasado tanto tiempo en el norte bajo condiciones bajas de luz que tal vez la batería haya perdido algo de su capacidad de mantener la carga. Si eso es cierto, continuaremos recibiendo señales erráticas e impredecibles en lugar de los puntos GPS precisos y regulares que estábamos anticipando para esta ave.

También, si Linda continua migrando a este ritmo (aprox. 80 Km por día), es posible que no arribe a su “rango de invierno” en Chile hasta Diciembre o incluso Enero. Este no es un comportamiento típico para la mayoría de los peregrinos norteamericanos migratorios.

Mientras que estamos fascinados documentando este fenómeno, también tenemos que considerar el impacto que esta migración extendida puede tener en nuestros planes para colocar transmisores en otros ocho peregrinos en Chile cuando nuestro equipo llegue allá el 14 de diciembre de 2007.