10 October 2007

Comentarios mientras esperamos a que Linda reanude su viaje hacia el sur

9 de Octubre, 2007

Estaba yo viendo Google Earth hoy en la noche aquí en Thunder Bay y me di cuenta que lo mas cerca que he estado de Linda esta temporada fue cuando tomé el tren hacia Churchill. Yo estaba aproximadamente a 67 Km al oeste de ella.

Por supuesto, el tema de conversación en estos momentos es lo lento que se está moviendo hacia el sur. Está sorprendiéndonos a todos. Nos estamos quebrando el cerebro tratando de comprender porqué todavía no sale ni siquiera de Canadá.
Hay varias ideas en el aire. Para mi, la mejor es la que indica que esta acumulando grasa para el largo viaje que tiene por delante.

Hace varios años, capturé a un peregrino hembra que se estaba reproduciendo en Groenlandia como parte del estudio de Mattox. Me sorprendí de lo fácil que fue capturarla hasta que sentí su pecho. Estaba asombrosamente delgada.
Fue en esos momentos cuando me di cuenta de la gran cantidad de energía que utiliza una hembra en criar varios hijos, especialmente si es un año con pocas presas disponibles.

Para aquellos que han tenido la suerte de visitar un nido de peregrinos, seguramente recordarán como la hembra adulta gemía constantemente. Es una característica común en la mayoría de los nidos. Gimen porqué están hambrientas ya que, por supuesto, están ofreciendo la mayoría de su alimento a sus crías.

Basándonos en sus señales de GPS, yo creo que es muy probable que Linda haya criado a sus hijos este verano. Si eso ocurrió, ciertamente estaría suficientemente desgastada como para necesitar ganar peso antes de migrar hacia el sur. Si esta teoría es correcta, entonces estaría apturando la mayor cantidad de presas en estos momentos y acumulando reservas de grasa.

Por supuesto esta es solamente una teoría. Podría ser completamente errónea.
Pero bueno, dar ideas es lo mejor que podemos hacer mientras esperamos. La única manera de estar completamente seguros es si la pudiéramos observar directamente y ver lo que hace allá en la tundra entre charcos y lagos, mientras los largos y fríos meses de invierno la alcanzan día a día.