17 November 2007

Lula Belle se sube al barco

Después de un día monumentalmente difícil el día de ayer, finalmente logramos subir la camioneta a un contenedor en el puerto de la Ciudad de Panamá. Baste decir que sin la ayuda de Guido Berguido y especialmente la de mi paciente amigo Beny Wilson esto no hubiera sido posible. Los detalles son demasiado increíbles para contar, pero llegamos al puerto con solo 5 minutos de anticipación. Exactamente cuando un halcón murcielaguero (Falco rufigularis) pasó gritando por el terreno donde se encuentran almacenados todos los contenedores.

Desembarcarán a “Lula Belle”, nuestra camioneta, en el puerto de Callao, en las afueras de Lima, Perú. Hoy investigaré cuanto tiempo tarda. Mientras, yo mismo tendré que llegar a Lima.

Ya que el costo de enviar la camioneta a Lima, era el mismo que enviarla a Guayaquil, Ecuador, decidí ahórrame un par de días de manejo, y mucha gasolina al seleccionar Perú.

Lula Belle en el puerto con Cerro Ancon en la parte de atrás.

Lula Belle en su contenedor de 13 metros. Apenas y cupo.

Cambio de frecuencia de envío de señales el 15 de noviembre

El jueves pasado, sucedió el programado cambio de frecuencia de envío de señales de los transmisores colocados en las hembras de los peregrinos. Esto significa que los transmisores volverán a enviar una señal diaria, y nosotros las recibiremos en la computadora cada diez días.

Cuando estábamos planeando esta investigación, calculamos la fecha en la que se acabaría la migración basados en datos que teníamos de Chile, que sugerían que los peregrinos que venían del norte se encontraban en su territorio sureño para mediados de noviembre. Y por supuesto algunos de los peregrinos ya se encuentran ahí. Pero no es el caso de Linda. Así que por favor no se sorprendan de ver un menor número de señales de ella hasta abril de 2008.

Todavía podremos seguir sus movimientos diarios (dependiendo siempre de la cantidad de luz que su transmisor reciba), pero debemos ser pacientes y esperar los datos que llegarán cada 10 días. Los transmisores de los machos todavía proveerán datos de localización cada 36-52 horas y continuaremos actualizando los mapas de acuerdo a estos datos.

15 November 2007

Dos crías de La Serena

La Serena, una de las peregrinos hembras adultos a las que les colocamos un transmisor satelital que permaneció en Chile, ha criado exitosamente dos crías. Esta es la primera vez que se encuentra un nido vía un transmisor de satélite en Sudamérica.

Nuestro colega, Manuel Enrique Rojas Martínez, ha estado monitoreando este sitio por los pasados dos meses y amablemente nos ha hecho llegar estas dos fotografías del acantilado en el que se encuentra el nido y una cría de un peregrino cassini chileno.

Gracias Manuel por compartir tus fotografías con todos. Todos disfrutamos mucho de verlas. Y espero verte pronto.




Cría de este año

Migración en Panamá

Ayer, estaba yo platicando con un biólogo local, Venicio Wilson, que ha estado siguiendo el Proyecto de la Cruz del Sur desde aquí desde Panamá.

Reporta que el 26 de abril de este año, observó 10 veces en una hora a peregrinos en la Isla del Rey en las Islas Perlas. Estas islas están localizadas en el Golfo de Panamá como a dos horas por barco (15 minutos por avión) de la costa. Se pueden ver desde Cerro Ancón en la ciudad. Sabíamos, a través de seguimiento a nuestras aves marcadas, que los peregrinos se movían a través de las islas, pero por el reporte de Venicio, parece ser que es un sitio de descanso más importante de lo que pensabamos.

Para los norteamericanos la migración de otoño usualmente se ha terminado en estas fechas, nos dedicamos a otras cosas. Aquí en Panamá, al final del embudo geográfico, las aves todavía están moviéndose.

Hace dos días (el 13 de Noviembre), en Cerro Ancon, Laura Reyes y su equipo observaron 44,708 rapaces migratorias. El conteo incluyó 25,379 Zopilotes auras (Cathartes aura); 6,107 aguilillas de Swainson (Buteo swansoni); 1,948 aguilillas de alas anchas (Buteo platypterus); una águila pescadora (Pandion haliaetus) y 11,270 rapaces no identificadas, volaban demasiado lejos como para identificarlas.

Gracias a Laura y a la Sociedad Audubon de Panamá por darme permiso de compartir esta información.

Noticias frescas desde Panamá

El embarcar un automóvil de Panamá hacia Ecuador es generalmente descrito como una de las experiencias mas frustrantes que uno puede tener en Latinoamérica (revisen reportes en el Internet). En general, se dice que es casi imposible recibir respuesta de los exportadores antes de tu llegada, difícil de arreglar cuando estas ahí, requiere de múltiples permisos, timbres y formularios en triplicado de diferentes sitios y si uno no habla Español, todo esto es mucho más complicado de lo que se imagina. Todo es verdad.

Afortunadamente para el proyecto, Karl y Rosabela me presentaron a maravillosos nuevos amigos en Panamá que resultaron ser “salvavidas”. Guido Berguido, de Advantage Tours aquí en la Ciudad de Panamá, pasó gran parte del día ayudándome. Realmente dudo haber podido hacer yo todo esto sin ayuda.

Esperamos que la camioneta sea embarcada el domingo si todo va bien. Posiblemente a Ecuador (que tiene todavía una reputación peor), o mucho mejor hasta Lima, Perú, lo que nos ahorraría tiempo y gasolina en estos momentos.

No estoy seguro porque no tienen una especie de ferry recorriendo este trayecto.
No estoy seguro de que es lo que debo esperar en el norte de Chile después del terremoto de hoy, pero ya veremos.

En el lado positivo de las cosas, el día de hoy mientras manejaba yo de la ciudad hacia Gamboa, vi que algo se movía a un lado de la carretera. Se movía tan lentamente que creí que era un animal lastimado, así que me pare para ver que es lo que había aquí en este ambiente tropical.
Bueno, resulta que era un perezoso (Bradypus tridactylus) que había decidido correr al otro lado de la carretera, supongo en busca de selvas mas verdes. Bueno, la verdad es que los perezosos no se mueven muy rápido que digamos. De hecho, a la velocidad a la que iba, la "carrera" le hubiera llevado cuando menos 20 a 30 minutos.

Así que, ya que su ruta seguramente habría resultado en un golpe de automovil y un “frisbee” de perezoso, decidí ayudarlo. Pero nunca en mi vida había yo levantado un perezoso, y francamente, tienen unas garras realmente grandes e intimidantes, tres en cada pata y de varios centímetros de largo. Ya que he atrapado numerosas rapaces con garras puntiagudas, no estaba yo tan preocupado, pero las garras del perezoso son bastante afiladas.

Afortunadamente, tengo en la camioneta un teléfono satelital, así que le hablé a Guido para consultarlo acerca de como alzar un perezoso. Esta es probablemente la ocasión mas extraña para la que he utilizado el teléfono hasta el momento. Guido me recomendó tomarlo de atrás del cuello pero fijándome mucho en las garras. Muy bien. Así lo hice. Su pelo es notablemente alambrudo, como el de un perro terrier.

Bueno, los perezosos pueden hacer sus patas para atrás, pero no tanto, así que si lo pude levantar y poner al otro lado de la carretera de manera segura para los dos. Lo liberé, bueno realmente lo aventé, en un parche de vegetación tupida esperando tenga éxito sobreviviendo en ese lugar.

Fue una emoción verdaderamente agradable e inesperada.

“Siete” llego a Chile para el terremoto

“Siete” llegó a Chile hoy, justo a tiempo para el terremoto de 7.7 grados en la región de Calama. Voló 468 Km. en los pasados dos días y anoche estuvo muy cerca del epicentro del terremoto. Ya que el terremoto ocurrió durante el día, lo mas seguro es que Siete se encontrara migrando al momento del impacto.

En febrero de 2007 capturamos tres de los peregrinos que tienen un radio satelital montado en esta área, así que conocemos bastante bien la región. Tenemos muy buenos recuerdos del lugar y su gente. En representación de todo el equipo del FRG, les deseamos la mejor de las suertes y seguridad en estos momentos difíciles a todos nuestros amigos en el norte de Chile.

14 November 2007

Sparrow King volando a través de Perú

Por los pasados dos días, Sparrow King ha continuado volando hacia el sur siguiendo la ruta “clásica” de la costa del Pacífico a través de Perú. Ha cubierto 247 Km. a través del Desierto de Atacama.

Al igual que “Siete”, está siguiendo el mismo camino que siguió en su migración hacia el norte en primavera. ¿Me pregunto cuantas veces ha hecho este mismo viaje? ¿Una, dos, diez veces? ¿Reconoce los mismos puntos de referencia? ¿Cómo es esto para el? Ha regresado a la sencillez de Atacama, con su ambiente espartano, sin lugares donde cubrirse y muy pocas presas. ¿Está alimentándose de los falaropos (Phalaropus spp.) en el océano que no pueden sumergirse para evitar pararse? ¿O tal vez las golondrinas marinas (Sterna spp.) todavía están migrando con el? ¿Gravitará hacia las ciudades con sus numerosas poblaciones de palomas y pichones? Y, por supuesto sabe de las granjas de gallinas y los gorriones.

No pasará mucho tiempo antes de que regrese a esas granjas que conoce tan bien en Antofagasta.